«La cooperación internacional es importante porque las personas LGTBI no seremos libres hasta que no lo seamos en todas partes»

 

Miguel Ángel Sánchez, activista LGBTQIA+ y Presidente Honorario de la Fundación Triángulo -que forma parte de la Red de ONGD de Madrid-, recibió ayer la Medalla a la Promoción de los Valores de Igualdad. La ministra Irene Montero entregó este premio, a propuesta de la Dirección General de Diversidad Sexual y Derechos LGTBI, considerándolo “un reconocimiento a las personas que pusieron y ponen sus cuerpos por los derechos LGTBI”. Desde la Red tuvimos la oportunidad de asistir al evento y conversar con el histórico defensor de los derechos LGBTI.

 

¿Por qué crees que es importante que el Ministerio de Igualdad reconozca el trabajo de activistas por los derechos de las personas LGTBQIA+?

Cuando empezamos en el activismo LGTBI ni siquiera pensamos que el gobierno de España en un futuro reconocería nuestro trabajo, porque ser gay o lesbiana en algún momento del pasado era totalmente rechazado. La gente no entendía que dos personas del mismo sexo se pudieran querer. Pero gracias al activismo conseguimos cambiar esa mentalidad. Entonces que se nos reconozca ahora significa que ha merecido la pena la batalla.

 

En tu discurso incidías en la importancia de la memoria, sobre cómo hace relativamente pocos años las personas LGTBQIA+ eran etiquetadas como “degeneradas” o “delincuentes”.

Claro, a nosotros nos parece toda una vida pero en realidad ha sido cosa de 20 años, y ese tiempo no es nada en la historia de un país. La verdad es que no esperábamos verlo, porque cuando uno empieza una lucha lo hace porque cree que es justo y necesario, pero no cree que va a ver los frutos. Sin embargo nosotros sí los estamos viendo muy rápidamente. Creo que porque la sociedad española quiere igualdad y derechos para todos. Esto ha sido también gracias a las alianzas con otros movimientos y a la prensa, que a veces lo ha hecho relativamente bien.

 

Desde la Fundación Triángulo trabajáis en proyectos de cooperación internacional, ¿cómo ha sido el proceso?

En la cooperación internacional empezamos en el año 2000 con proyectos muy pequeñitos y ahora mismo tenemos proyectos en América Latina y África. Una cosa que nos distingue es que somos una organización sectorial, es decir, somos una organización LGTBI que concienciada con la realidad de los activistas LGTBI en otras partes del mundo nos metemos en cooperación. Pero para esto tuvimos que cambiar nuestros estatutos porque inicialmente nuestro objetivo era luchar en España. Las organizaciones LGTBI de los países del sur lo ven como algo positivo, que no somos una administración o alguien ajeno a ellas, sino que también somos activistas LGTBI y que, por tanto, entendemos sus luchas y nos volcamos en cooperar con sus luchas, no con nuestra propia agenda.

 

¿Qué implica que la cooperación internacional incluya la agenda de los derechos LGBTQIA+?

Aquí voy a ser un poco pesimista. Hay muy pocas organizaciones LGTBI que hagan cooperación. Nosotros en la Fundación Triángulo hemos sabido transmitir la importancia de esta lucha, que es la lucha por la ciudadanía global, porque no seremos libres del todo hasta que no lo seamos en todas partes. Ojalá que todo el movimiento LGTBI se dedique algún día a hacer cooperación internacional.

 

Comparte